Archivo de la etiqueta: Premio Loewe

José Ramón Ripoll y Sergio García Zamora, ganadores del XXIX Premio LOEWE de Poesía

La lengua de los otros, del escritor, musicólogo y periodista José Ramón Ripoll (Cádiz, 1952), ha resultado ganador del XXIX Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE. El Jurado, presidido por Víctor García de la Concha, y formado por Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Colinas, Soledad Puértolas, Víctor Rodríguez Núñez, Ana Rossetti, Jaime Siles y Luis Antonio de Villena, ha destacado la enigmática relación que mantienen las distintas partes de este libro y su magnífica estructura formal, además del gran número de excelentes poemas que lo componen. Sergio García Zamora, nacido en 1986 en Santa Clara (Cuba), ha obtenido el Premio LOEWE a la Creación Joven por El frío de vivir, un libro que muestra su dominio del poema en prosa y en verso, a partir de una percepción muy singular del mundo.

loewe_premio-poesia_2016_-jose-ramon-ripoll

El Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE reconoce anualmente la valía de un poemario inédito de al menos 300 versos y concede también un Premio a la Creación Joven a un autor menor de 30 años. Además del premio en metálico, los libros ganadores son publicados en la Colección Visor de Poesía. Desde 31 países han llegado en esta edición los 779 participantes que han concurrido con sus obras, de las que hubo 27 finalistas; México, Argentina y Colombia han sido los países hispanoamericanos más presentes entre el 23% de manuscritos enviados desde América. En esta XXIX edición, las provincias españolas más participativas han sido Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla.

Hoy martes 8 de noviembre, el Jurado ha hecho público su veredicto. Tras la bienvenida de Sheila Loewe, directora de la FUNDACIÓN LOEWE, y la lectura del acta del Jurado por Víctor García de la Concha, Víctor Rodríguez Núñez -ganador de la pasada edición- presentó El frío de vivir. Un libro, dijo, “en el que los temas se entretejen, aparecen y desaparecen, como en el pensamiento, como en la vida misma”. Destacó también el dominio que García Zamora muestra de los recursos expresivos y su poesía “autónoma, pero no desentendida; participativa, pero no política”.

[Ánima vil]

No me dejaba trabajar.
Yo era un niño en los telares de Dios
que no dejaba trabajar a Dios.
Quería ser el Gran Hilandero,
pero confundía los destinos.
No dejaba trabajar en paz.
Entonces Dios me entregó la poesía
porque si deseamos tener
tranquilo a un niño
se le da para que juegue
cualquier cosa.

Sergio García Zamora
Premio LOEWE a la Creación Joven 2016
El frío de vivir

El poeta Jaime Siles se refirió al poemario La lengua de los otros como “un libro intenso, profundo y que, para los que tenemos cierta edad, nos resulta muy íntimo”. Del ganador, José Ramón Ripoll, dijo Siles que es “un poeta hecho y derecho, con una obra muy consolidada, que aquí se ratifica plenamente”. El propio Ripoll, presente en el anuncio del Fallo, dijo que su libro es “doloroso pero gozoso”, y explicó que “por una parte hace referencia a la lengua, impuesta, que tengo que aprender para comunicarme con los demás. Juego con ese doble significado, que se explica al final”. También agradeció a la FUNDACIÓN LOEWE su apoyo a la poesía porque, dijo, “aunque la gente no le de importancia, es vital; es vital mantener la palabra porque es luchar contra el olvido, contra la amnesia”.

[La lengua de los otros]

Quiera la noche que este idioma
de herrumbres y murmullos cárdenos,
que en duermevela me musita
la canción de la noche,
no me abandone nunca,
ni me ofrezca desnudo a la otra lengua
bajo el pretexto de la vida.
Quiera el oscuro mar que guarde
en el acuoso intento de mi respiración
el arcaico compás de la tormenta
donde aún naufragan las palabras
que nunca se dirán.
Quiera el errante viento no otorgarles
la forma de otro cuerpo,
ni otra voz que me enuncie,
ni que me represente
más allá de la sombra de esta gruta
donde habito sin nombre,
sin causa y sin materia.
Quiera el verbo del mundo ser el eco
de un perpetuo silencio que amalgame
el azar y el destino,
la reverberación de un filamento
que vibra en el olvido igual que en la memoria,
punzada monocorde
de un laúd que acompaña la canción de la noche
con la que me resisto a la otra lengua:
la lengua de los otros.

José Ramón Ripoll
Premio LOEWE 2016
La lengua de los otros

loewe_premio-poesia-2016_jurado

La Entrega del Premio y la presentación de los libros tendrán lugar en el mes de marzo de 2017.

Fotografías: José Ramón Ripoll y Jurado del Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE © Álvaro Tomé para FUNDACIÓN LOEWE

Tres momentos emocionantes ordenaron la entrega del XXVIII Premio Loewe de Poesía

El primer momento emocionante de la entrega del XXVIII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE, celebrada este jueves en el Hotel Palace de Madrid, lo protagonizó un ausente: Enrique Loewe Knappe, el patriarca de la firma, fallecido la semana pasada. Fue su hijo Enrique, impulsor del galardón, quien lo recordó.
Premio Loewe

El segundo llegó de la mano de Chantal Maillard, una poeta poco dada a la celebración pública de la literatura pero que, sin embargo, aceptó presentar la obra de Carla Badillo Coronado (Quito, 1985), ganadora del premio a la Creación Joven, tras encontrar en El color de la granada “palabras desprovistas de artimaña”. En su opinión, la escritora ecuatoriana es “alguien que sabe que un poema no se hace, se encuentra. Alguien que recuerda que un poema es algo humilde”. Advirtió de que los premios son armas de doble filo: pueden distraer tanto como iluminan. Le deseó a Carla Badillo que no se distraiga, “que aprenda a pasar desapercibida cuando la iluminen los focos”. Carla, por su parte, habló de la poesía como de su trinchera “frente a la vida, frente a la muerte y frente a mí misma”.

Llegó entonces el tercer momento de emoción (y de humor) del mediodía. Lo convocó el escritor cubano Abilio Estévez al presentar a su amigo Víctor Rodríguez Núñez (La Habana, 1955), ganador del Premio LOEWE en esta edición. Ambos coincidieron en la capital cubana durante los años ochenta en la redacción de la revista cultural El caimán barbudo, en la que el ganador ejercía de director y él, dijo, de distraído corrector de pruebas. Estévez glosó el libro de su amigo recordando que “entre las nubes nadie es extranjero” y en la noche del destierro “también amanece”. Rodríguez Núñez, por su parte, citó a José Martí para subrayar que “la poesía es más importante que la agricultura” y terminó leyendo el poema que cierra despegue, el libro premiado: “mas este espacio tiene su compás / ni la muerte se apura llega tarde / por un sitio decente / a sacudir el ser con un trapito”.

Fotografía: Enrique Loewe, Carla Badillo Coronado, Víctor Rodríguez Núñez y Sheila Loewe © Uxío da Vila.