Archivo de la etiqueta: Los espejos comunicantes

Óscar Hahn, poeta

“Cuando escuché la voz de Sheila Loewe por teléfono -ella en España y yo en Chile- felicitándome por el premio, me quede mudo y bastante desconcertado.” Así recibió Óscar Hahn la noticia de que su poemario Los espejos comunicantes había sido galardonado con el XXVII Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe. El Fallo del Premio fue dado a conocer en noviembre pasado y la ceremonia de entrega del galardón y presentación del libro, el pasado mes de marzo.

Hahn-Oscar-Daniel Mordzinski

El escritor chileno tiene una larga trayectoria en el campo de la poesía, el ensayo y la crítica; es Doctor en Filosofía por la Universidad de Maryland (EEUU) y durante más de treinta años ha sido profesor de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Idowa (EEUU) de la que ahora es Profesor Emérito. Su obra ha sido públicamente alabada tanto por sus lectores como por las instituciones. Entre otros, recibió el Premio Nacional de Literatura de Chile o el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda y, como contrapunto, ha visto cómo su poemario Mal de Amor, de 1981, fue prohibido en el momento de su distribución por la dictadura militar de Chile. Es, lo que se dice, un poeta.

Habían pasado cinco meses “desde que mandé el libro, en junio” a España y, como nos explica “en ese momento ya no lo tenía en la cabeza, no estaba a la expectativa”. De ahí su sorpresa al recibir la llamada de la Fundación Loewe. Un premio, nos dice el poeta, “muy bien valorado incluso en ambientes no literarios y que tiene un gran prestigio internacional”.

HahnFLoeweSorprende, de alguna forma, que sea ahora cuando un poeta con su trayectoria se haga con el galardón. Nos cuenta el escritor que en esta ocasión “se juntaron dos factores” para presentarse al Premio. Por un lado, explica, “acababa de terminar el libro y por lo tanto estaba inédito”, y por otro, añade, “justo en ese momento me topé en internet con la convocatoria al premio Loewe para libros inéditos. Qué gran coincidencia, ¿no?”. Una feliz casualidad que reunió a su poemario Los espejos comunicantes, con un Jurado al que conocía “principalmente, por sus obras”. El hecho de ganar un premio como este, dice, “siempre ayuda a que los lectores le presten atención no sólo al libro ganador, sino también a los otros libros que el poeta ha publicado. Esto está ocurriendo ahora mismo, según he podido comprobar en mis visitas a varias universidades españolas.”

Para María Gómez Lara, ganadora del Premio Loewe a la Creación Joven de este año, sólo tiene palabras afectuosas: “María es una persona sencilla, sensible, generosa, y sin ninguna pretensión de diva. Un encanto de niña. Y sus poemas son como ella: finos, sin alardes verbales, pero profundos”.

El Premio Loewe de Poesía recae por primera vez en Iberoamérica por partida doble. “El problema es que en las 26 versiones anteriores solo habían ganado tres latinoamericanos”, explica Hahn. Por ese motivo, “por mucho tiempo se pensaba en América que era un premio español para españoles.  Esta vez ganaron dos latinoamericanos y tuvo muchísima difusión también fuera de España.” Los vínculos se han acentuado más que nunca y “ahora los latinoamericanos saben que pueden presentarse.”

Fotografías: Óscar Hahn, retrato © Daniel Mordzinsky. Entrega del XXVII Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe © Uxío da Vila para la Fundación Loewe, 2015.

 

Del otro lado del Atlántico

Los ganadores María Gómez Lara y Óscar Hahn

“Loewe se atreve a honrar lo que no es moda, ni pasa de moda”. Reconocimiento, gratitud y respeto por la literatura en su máxima expresión, destilaban las palabras del poeta chileno Óscar Hahn (Iquique, 1938) al recoger su galardón.

El XXVII Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe hizo público el Fallo del Jurado el pasado noviembre.

Meses después, con los poemarios publicados por la Editorial Visor, los ganadores se han encontrado con el Jurado y una selección de invitados relacionados con la literatura, la moda, el diseño y todas las ramas artísticas que vertebran la actividad cultural de la Fundación Loewe. El Hotel Westin Palace, como cada año, acoge la gran fiesta de la lírica.

Hahn&Edwards

 

MariaGomezLara

La intervención de Hahn fue un canto a la valentía y la constancia de la Fundación Loewe en su apoyo a la poesía, definiéndola como “una forma superior del lujo, no en lo suntuoso, sino como experiencia única, intensa” a pesar de considerarse “la variante pobre de la literatura; pobre en ventas pero rica en atributos de la condición humana”. El escritor también chileno Jorge Edwards presentó Los espejos comunicantes de Óscar Hahn en un brillante discurso lleno de guiños a la poesía como cadena que une épocas y nombres distantes, reivindicando que “la poesía de calidad tiene una condición profética”.

La colombiana María Gómez Lara (Bogotá, 1989), llena de agradecimiento, recogió el Premio a la Creación Joven por su libro Contratono, que presentó Antonio Lucas, ganador del Premio Loewe la pasada edición. Con unas lúcidas palabras que destacaban “la voz potente” de los versos de la joven poeta, afirmó que “arrastra ya una madurez que no renuncia al asombro, y es lo que le da textura”; su libro muestra, además, que “sabe cuál es la mejor tradición de la poesía”.

_F3C4107
Sheila Loewe -Directora de la Fundación- y su padre Enrique Loewe -Presidente de Honor- acogieron a los presentes desde el estrado con la complicidad de quien se sabe rodeado de amigos y satisfecho por la labor terminada.

Modesto Lomba y Enrique Loewe

Enrique Loewe tuvo un honesto agradecimiento para el poeta Pablo García Baena, quien por motivos de salud ha decidido que sería esta su última participación como Jurado del Premio, y demostró públicamente su respaldo y satisfacción por el rumbo que está tomando la Fundación Loewe, bajo la mirada de su hija Sheila. “Ella y su equipo”, afirmó, “son mi tranquilidad”.

Es la primera vez que los dos galardones recaen en poetas hispanoamericanos. La Fundación Loewe, satisfecha de reforzar los vínculos que nuestra lengua común proporciona, celebra la llegada de dos hermosos libros de poemas del otro lado del Atlántico a nuestras manos. La poesía, una vez más, ha demostrado su capacidad de tender puentes cuando es una voz auténtica, serena y libre de prejuicios.

Fotografías: María Gómez Lara y Óscar Hahn; Ó. Hahn recibe su premio junto a Jorge Edwards; M. Gómez Lara y Antonio Lucas; Sheila Loewe, J. Edwards, Ó. Hahn, M. Gómez Lara, A. Lucas y Enrique Loewe; E. Loewe con Modesto Lomba © Fundación Loewe, 2015.

Poesía premiada

El veterano poeta chileno Óscar Hahn (Iquique, 1938) es el ganador del XXVII Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe con Los espejos comunicantes, un libro en el que conviven dos voces solapadas, dos miradas, una intimista e introspectiva y otra que nos asoma a una realidad cotidiana a veces convulsa. Esta mañana se ha hecho público en la tienda Loewe de Gran Vía, en Madrid.

El Premio Loewe a la Creación Joven ha sido para la colombiana María Gómez Lara (Bogotá, 1989) por Contratono, «una poesía fresca e indiscutible, que alerta de una gran promesa», según manifestó el Jurado, presidido por Víctor García de la Concha e integrado por Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Colinas, Pablo García Baena, Antonio Lucas, Soledad Puértolas, Jaime Siles, Luis Antonio de Villena e Ida Vitale.

LoeweJurado2014

Treinta y nueve obras habían quedado finalistas de las 845, procedentes de 32 países, presentadas en esta edición. Cerca de dos centenares llegaron de América, que este año ha copado el palmarés; algo que no había ocurrido nunca en las ediciones precedentes del Premio Loewe, que se convoca desde 1987 con el fin de «impulsar la calidad poética en lengua castellana». Se premia una obra inédita de al menos 300 versos y se concede un Premio a la Creación Joven a un autor menor de 30 años. Ambos libros son publicados en la Colección Visor de Poesía.

La entrega de los Premios y la presentación de los libros editados tendrá lugar el próximo mes de marzo. Esta mañana, Sheila Loewe, Directora de la Fundación Loewe, fue la anfitriona del encuentro entre el jurado y los medios de comunicación. Tras su bienvenida, dio paso a Víctor García de la Concha, que leyó el Acta del Jurado con el fallo de los premios.

Cada obra premiada fue, a continuación, presentada y comentada por un miembro del Jurado. Ida Vitale, «agradecida de estar aquí y de haber coincidido con un jurado tan generosamente unánime», destacó «la solvencia» de Contratono, el libro de María Gómez Lara. Le asombraron sus poemas desde su primer contacto con ellos, y leyó uno, el titulado Emily Dickinson, como muestra de la escritura de esta jovencísima poeta.

Nací el mismo día que Emily Dickinson
casi dos siglos después
y las cosas han cambiado un poco
desde entonces

IdaVitale2014no tuve
su entereza ante el dolor
ni su oído sutil para las revelaciones

vivo en un edificio alto
donde no llegan los pájaros
sólo un ruido de sirenas
que no canta

es una ciudad inmensa
aquí todos somos Nadie
pero no hemos aprendido
a guardar el secreto:

al caminar regamos
nuestra nada en las esquinas

Nací con la piel oscura
en un país del trópico
y vine a buscarla a este estruendo
tan lejano de su voz
que se enredaba en las praderas

la imagino callando en los ladrillos
veo sus manuscritos de letras apretadas

como ramas de tina negra
que se quiebran
en cualquier envoltura
en la lista de mercado
y se enlazan otra vez
para inventar el mundo

Nací un diez de diciembre como ella
y no traje ese silencio

sin embargo

gracias al conjuro
de repetir sus versos
mientras cambian los semáforos

estoy a flote

todavía


La presentación de Los espejos comunicantes, el libro premiado de Óscar Hahn, corrió a cargo de Luis Antonio de Villena. Señaló la existencia en él de «dos lenguajes diferentes» que se compenetran: uno de «indagación sobre el yo» y su «perplejidad» en el mundo, y otro que mira al mundo en la actualidad, «un mundo que no funciona bien», que a veces no se entiende y en el que el hombre frecuentemente no es nuestro mejor compañero.

Lo vemos en el Vals de Santiago, poema que el propio Hahn ha elegido como muestra:

LuisAntoniodeVillena2014Un bosque depresivo invade la ciudad
un bosque trashumante
que quisiera escapar pero no puede

Desde los árboles que se agitan irascibles
caen castañas de carbón

Veloces monstruos de metal
con cerebros de moscas
se han adueñado de las calles

Chillan y chillan

No queda oxígeno que respirar
La clorofila se ha vuelto alquitrán

Pasan tortugas que parecen perros
y gatos que parecen caballos
Pasan pájaros que no consiguen volar
por el peso del hollín en sus alas

Una ballena se ha varado en la Plaza de Armas

Está nevando en pleno verano mamá
y los niños no pueden columpiarse
Nada se mece nada se balancea
El viento está inmóvil como una idea fija

___
Fotografías: Soledad Puértolas, Pablo García Baena, Antonio Colinas, Víctor García de la Concha, Enrique Loewe, Ida Vitale. Luis Antonio de Villena, José Manuel Caballero Bonald, Jaime Siles, Francisco Brines, Jesús García Sánchez (Chus Visor), Sheila Loewe y Antonio Lucas. Ida Vitale presenta Contratono, de María Gómez Lara. Luis Antonio de Villena presenta Los espejos comunicantes, de Óscar Hahn. © Uxío da Vila para la Fundación Loewe