Archivo de la etiqueta: Loewe Gran Vía

Las voces de Elena Medel y María Gómez Lara

Elena Medel viste de negro; María Gómez Lara ha elegido un vestido lleno de colores y adorna su pelo con una enorme flor verde. Aún siendo de la misma generación, sus voces poéticas son tan distintas como sus vestidos, quizás porque un océano las separa. Si Medel, cordobesa, defiende sus versos con voz rítmica y rigurosa, con los ojos fijos en el libro, la colombiana Gómez Lara se cimbrea en la butaca y vierte un chorro de voz que nos llena de desazón, buscando la mirada del espectador. Las dos, tan opuestas, han sido galardonadas con el Premio LOEWE a la Creación Joven en las ediciones XXVI y XXVII, respectivamente.

Medel-Goìmez Lara-XY1A1073-c

Una lectura de poemas en la tienda LOEWE de la Gran Vía madrileña ha reunido dos formas -paralelas y complementarias- de entender la poesía. “La poesía como mirada, más que como género”, explicaba Medel. Gómez Lara, apenas comenzó a leer, apuntó: “Me hace muy feliz que así escribamos tan diferente, seamos capaces de disfrutar la poesía juntas”. Las dos germinaron como poetas a partir de referentes muy distintos. Elena Medel recordó a las mujeres que forjaron su carácter -madre y abuela- para leernos poemas que arrancaron en su adolescencia –Mi primer bikini– y también, entre otros, los nacidos a partir de su reflexiones sobre la muerte. “Mi libro Tara cambió su rumbo al morir mi abuela”, confesó Elena con sus poemas de amor -en sus múltiples facetas- y pérdida.

“La noche de tu muerte
Dios acribillaba a gargajos el cristal de mi ventana. La lluvia
dolía igual que duele el frío en un cuento navideño
con barrios de cartón. El viento
golpeaba las paredes, se colaba por las rendijas de la casa,
helaba los armarios, componía con sus silbidos una
nana que velase
por todas nosotras (…)”
[Tara, 2006]

Medel-Goìmez Lara-Loewe-XY1A1057-c

Poetas como Emily Dickinson o Fernando Pessoa y sus heterónimos protagonizaron la lectura de María Gómez Lara, así como sus mudanzas y vivencias. Un poema inédito se filtró desde la antipatía del clima de Boston, donde reside actualmente. “Soy del trópico; el frío me entristece”, sentenció la poeta. También del huracán Sandy, que la mantuvo una noche recluida en una bañera, surgió un poema:

your burning temple next to mine

repito el verso de Blaga en la tormenta
como un conjuro un amuleto algo de ti

me aferro
no lo suelto burning temple
sola esperando a que toque tierra el huracán
next to mine dijiste alguna vez (…)”
[Contratono, 2015]

“Un poema -apuntó Elena Medel- puede estar en una novela, en un ensayo, en una pieza de teatro”. Poemas que trascienden en manos de los lectores, como confesó María Gómez Lara. “Ver que eso que has escrito estando solo, tiene un impacto sobre alguien, es muy bonito”.

Medel-Goìmez Lara-XY1A1092-c

Fotografías: Elena Medel y María Gómez Lara con Sheila Loewe © Daniel Mordzinski para FUNDACIÓN LOEWE, 2015.

John Allen, la emoción del color

La sabia y distendida conversación de John Allen con la periodista Anatxu Zabalbeascoa -protagonistas del Encuentro LOEWE A bag is a landscape– ocupó recientemente la emblemática tienda LOEWE de la calle Gran Vía madrileña y la Galería LOEWE de Barcelona. Jonathan Anderson, director creativo de la firma LOEWE, ha partido de los diseños de este tejedor y maestro tapicero británico para crear una colección que convierte los dibujos planos de Allen -pensados para colgarse de la pared como alfombras- en complementos. “No podía imaginar mis diseños en tres dimensiones”, reconoció Allen. Además de toallas y bolsos de playa, sus colores han llenado carteras, llaveros o alpargatas. Paisajes que derivan hacia la abstracción y desvelan, en esta colección, la sintonía entre Allen y Anderson. “Confiábamos el uno en el otro”, declaró Allen. “Ha sido como entregarle a mi bebé”.

CornishHarbour

Diseñador, artesano, tejedor… a John Allen le resulta indiferente cómo quieran etiquetar su trabajo. “Me veo a mí mismo como artista, pero puede parecer muy pretencioso; en realidad lo que hago es crear ideas para otros”, añade con admirable humildad. Una inspiración que, además, le llega “de todas partes” pero cuya principal motivación es el color. “El color me emociona, es como romper fronteras”, añade. Es esta una herramienta creativa que, en su opinión, “no se puede enseñar; es imposible aprender a disfrutar los colores”. Allen ha impartido clases en Royal College of Art -donde fundó el departamento textil- hasta 1989, cuando decidió centrarse en su propio trabajo.

Allen&Zabalbescoa

Experto en reinventarse, reconoce mantener una cierta “frescura” hacia su trabajo, acentuada quizás por el hecho de llevar “tanto tiempo trabajando con jóvenes”. “La gente no busca, no evoluciona…”, se lamenta. “Soy alguien cuya actitud ha cambiado con los años, soy un hombre del futuro”. Cuando Zabalbeascoa le planteó cómo se verá esta colección con el paso del tiempo, Allen se quedó pensativo, como mirando hacia adelante. Luego sonrió y dijo: “Creo que envejecerá bastante bien”. Falling Leaves es, según reconoció a los asistentes, “mi favorito de entre todos mis diseños.” Porque -se ríe- “cuando llevo este bolso siempre hay alguien que me para y pregunta: ‘¡Oh!, ¿de dónde has sacado esa maravilla?’”.

FallingLeaves

Fotografías: Toalla de playa Cornish Harbour y duffle en canvas Falling Leaves, Colección John Allen Primavera Verano 2015 © LOEWE, 2015. Encuentro LOEWE A bag is a landscape con John Allen y Anatxu Zabalbeascoa en Galería LOEWE, Barcelona © Yolanda Muelas para LOEWE, 2015.

El factor humano en la joyería artística

“Los mejores objetos dejan ver que el artesano que los ha realizado ha obtenido placer con ese trabajo”. La frase tiene más de un siglo -la escribió William Morris, el diseñador ideólogo del Arts&Crafts británico-, pero el joyero barcelonés Ramón Puig Cuyàs (1953) la suscribe. Los broches de este orfebre pueden verse en Madrid, en la tienda Loewe de la calle Serrano 26, hasta finales de abril. Las ideas que sustentan la “perpetua novedad” –en palabras del director creativo de la casa Jonathan Anderson- de estas piezas pudieron escucharse el pasado jueves, en boca del joyero, en la legendaria tienda de la Gran Vía madrileña.

6

Que una idea casi tan antigua como la primera tienda de Loewe -en la que se celebró esta segunda conversación organizada por la Fundación Loewe-  mantenga su vigencia resume lo que esta casa, y este orfebre, trataron de comunicar. El diálogo “El factor humano en la creación actual” fue, en realidad, una entrevista en directo (la periodista Anatxu Zabalbeascoa lanzó las preguntas) durante la primera parte y un alegato en favor de la “creación con contenido” a manos del orfebre catalán descubierto, para casi todos los presentes, por el ojo de Anderson.

Así, Puig Cuyàs corroboró que sólo conociendo el pasado se puede formar un criterio para abordar el futuro. El joyero habló sobre el componente contestatario de la joyería –recordando que tras la Guerra Civil fueron muchos los creadores que ensayaron el uso de nuevos materiales, no sólo por falta de recursos sino también para desvincularse de las llamadas “joyas del estraperlo”. Esa práctica hizo que, como ocurriría también tras la Segunda Guerra Mundial, la joya dejase de estar en los metales preciosos para pasar a estarlo en la creación artística.

caja6Fue así como Puig diferenció entre las joyas con valor material, las joyas “de diseño” y las escasas piezas que “buscan dar forma a lo oculto” y, precisamente por eso, indagan en las arenas movedizas de la frontera con el arte.

Somos la sociedad que más objetos posee. También la que menor apego siente hacia sus posesiones. En consecuencia, hemos perdido la memoria que asociábamos a nuestras pertenencias. Esta situación, además de ser insostenible, nos retrata como sociedad en una traducción muy poco favorable. Por eso, ante el reto de la digitalización -y la consecuente y progresiva desaparición de tantos objetos engullidos por la tecnología- Ramón Puig Cuyàs defendió la importancia fundamental, no anecdótica, del ornamento como huella, memoria y creación.

Lo que Jonathan Anderson quiso poner en valor, el patrimonio cultural de la casa Loewe, Puig lo resume como sinceridad, autoridad y honestidad aplicado a cualquier creación. Esa apuesta por transmitir un contenido llevó al joyero barcelonés a hacer una defensa de lo imperfecto como un vocabulario más personal e inacabable, frente al idioma, casi matemático, de la perfección. Otro artista del Arts&Crafts sirve para resumir el diálogo de opuestos (caos y orden, serio y lúdico, pesado y ligero) manifiesto en los últimos broches de Puig. “Hay esperanza en el error honesto. Ninguna en la perfección gélida”. Es el arquitecto Charles R. Mackintosh el que habla ahora, pero podría estar haciéndolo Puig, que concluyó reivindicando la fuerza de sus broches como un ornamento “sin género, capaz de ampliar identidades”.

Joyas que rompen barreras, broches que necesitan el cuerpo como marco, o como pedestal, arte útil y creación con fondo. Todo eso puede verse en la colección de broches que resume 40 años de creación del orfebre-pintor Ramón Puig Cuyàs. En la segunda conversación organizada por la Fundación Loewe nos lo explicaron. La joyería como arte y el broche como un vehículo que amplía la identidad.

Ramón y Anatxu 2

Fotografías: Encuentro Loewe de Ramón Puig Cuyàs y Anatxu Zabalbeascoa en la tienda Loewe de Gran Vía, Madrid. Broches, Ramón Puig Cuyàs. Hasta finales de abril 2015 [Lunes a sábado: 10:00 a 20:30h. Domingos y festivos: 11:00 a 20:00h.]

Damas de la literatura

Una anfitriona de lujo – Soledad Puértolas – engalanó y mostró a los asistentes la sabiduría y el encanto de Ida Vitale. La icónica tienda Loewe de la calle de Gran Vía, en Madrid, se convirtió por unas horas en un paréntesis de poesía y luz en medio del bullicio de la capital, acogiendo el Encuentro protagonizado por las dos escritoras.

I+S-58

Vitale -su vida y sus pensamientos- rezuma literatura en su máxima expresión y abarca más de noventa años de historia de nuestras letras. Lectora incansable, traductora, escritora y viajera, la poeta uruguaya desbordó ingenio ante la mirada atenta y la guía astuta de Soledad Puértolas, que desde la prudencia y la sabiduría, supo desgranar los aspectos más atrayentes de su interlocutora. Un Encuentro de dos damas de la literatura.

I+S-42Agradecida a sus maestros en la vida y en la palabra, Ida Vitale se mostró reacia a hablar de generaciones literarias, defendiendo su preferencia a “establecer lineas verticales en vez de horizontales” entre los artistas, y explicó el “ambiente de expectativas literarias que se crea en torno a un personaje”. Rubén Darío, Rafael Alberti o Julio Herrera aparecieron como invitados inesperados en las palabras de Vitale a lo largo de una conversación que nos llevó a México y otros lugares llenos de vida, llenos de poesía.

El recuerdo de sus primeros encuentros con los libros y su acercamiento a la palabra a través de la traducción, llevaron a Vitale y Puértolas a la lectura de fragmentos de la obra de cada una; momentos de complicidad con sus lectores.

La fiesta de la literaura continúa: hoy viernes abre en Madrid el Festival Eñe, en el que la Fundación Loewe mantiene su presencia. Además de las lecturas poéticas habituales, Rosa Torres-Pardo pondrá música a los versos de Luis García Montero; este año, la poesía ocupará también la zona chill-out y se proyectará el documental Se dice poeta, de Sofía Castañón. Un año más, la Fundación Loewe sigue apostando por las letras en una cita esperada por todos.

I+S-45

Fotografías: Encuentro de Ida Vitale y Soledad Puértolas en la tienda Loewe de la calle Gran Vía, Madrid © Uxío da Vila para Fundación Loewe, 2014.

La CND con Loewe en Apertura

Expectación, sorpresa, cercanía, sofisticación… La participación de la Compañía Nacional de Danza en la Galería Loewe de Madrid ha significado una ocasión única para contemplar a los bailarines durante un proceso de improvisación en un espacio emblemático.

SIA_7529BB

El vínculo de la Fundación Loewe con la Compañía Nacional de Danza ha tomado protagonismo el pasado fin de semana en Madrid. En la inauguración de Apertura, la gran celebración del arte y la cultura de la capital, los bailarines se mezclaron con el público invitado que, tanto en el interior de la tienda como desde el exterior, pudo disfrutar de la entrega y profesionalidad de los artistas.

SIA_7638BB

La Galería Loewe de Madrid -en la célebre tienda de la calle Gran Vía- se vio invadida por un grupo de bailarines que nos regalaron un espectáculo improvisado ocupando los tres niveles de la tienda; los asistentes no escondieron la emoción de poder presenciar un momento irrepetible que intentaban conservar en sus teléfonos móviles mientras se veían rodeados por el proceso de creación coreográfico que sucedía ante sus propios ojos y en tiempo real.

SIA_7816BB

Esta improvisación, creada a través de la interacción de los bailarines con el público y el mágico espacio de Loewe, ha sido desarrollada a partir de la coreografía For Now in Liquid Days, en repertorio de la CND y construida a través de un estudiado collage musical. La idea original de esta pieza nació, precisamente, de algunos de los bailarines que nos visitaron en la Galería Loewe: Mar Aguiló, Aída Badía, Elisabet Biosca, Antonio de Rosa, Emilía Gisladöttir, Agnès López-Río, Allie Papazian, Mattia Russo, Daan Vervoort y Lucio Vidal.

Tras la actuación, los bailarines se mezclaron entre los asistentes que, entre conmovidos y asombrados, pudieron conocer de cerca al personal artístico de la Compañía Nacional de Danza y a su Director Artístico, José Carlos Martínez. Todo un éxito de Apertura que ha abierto así sus fronteras en el campo del arte acercando los artistas a un público entregado.

SIA_7202BB

Fotografías: Agnès López-Río, Antonio de Rosa, Allie Papazian y Mattia Russo con Emilía Gisladöttir © Jesús Vallinas para Fundación Loewe, 2014.

Blancanieves

Blancanieves1-214x300

La personalidad de Blancanieves, la célebre protagonista del cuento de los hermanos Grimm, ha trascendido mucho más allá de la mera narrativa infantil:  una manzana, un espejo mágico… son elementos que se han empleado como metáfora de tantas cosas como artistas se han acercado a ella. Si Blancanieves es un reto para la actriz que dé forma al personaje, no lo es menos para quien se enfrente al reto de definir la estética y el perfil de esta historia.

La próxima exposición que Loewe presentará en la tienda de la Gran Vía madrileña recoge el trabajo de Pablo Berger, director de la película española que este año rinde homenaje al cine en blanco y negro, a la España árida y nuestro folklore más descarnado. La foto fija -esas imágenes que reflejan la vida insólita e inanimada del cine por obra y gracia de un fotógrafo que sabe plasmar el ambiente de la filmación- de Blancanieves, obra de Yuko Harami, estará expuesta al público durante todo el mes de febrero y, además, la veremos acompañada por una selección exquisita del vestuario utilizado en la película, diseñado por Paco Delgado; ha sido precisamente el diseñador quien ha elegido cuidadosamente la colección de fotografías que se reunirá en esta muestra, que tras su paso por Madrid se podrá ver en la Galería Loewe de Barcelona a partir del 15 de marzo.

La estética pulcra de la muestra se hace eco, por otra parte, de una película que ha sido selccionada para representarnos en los Oscars de este año, y que llega a la los Premios Goya 2013 nada menos que con dieciocho nominaciones. Loewe una vez más refuerza los vínculos de la casa con el trabajo de los creadores contemporaneos de mayor proyección.

Fotografías de la muestra Blancanieves © Yuko Harami.

* Blancanieves. Madrid, tienda Loewe en Gran Vía 8, del 1 al 28 de febrero. Barcelona, Galería Loewe en Paseo de Gracia 91 del 15 de marzo al 15 de mayo de 2013.

Cronotados

De entre todas las fotografías de Pablo Genovés que se van a exponer en la tienda Loewe de Gran Vía, no es casualidad que la elegida para ilustrar la invitación a su jornada inaugural haya sido aquella en la que aparece la maravillosa sala principal del parisino Palais Garnier… sepultada por las olas. Si hay un lugar que simbolice el esplendor de la cultura occidental -en este caso, condensada en la imagen de un teatro como lugar de recopilación de las artes plásticas y escénicas- es este grandioso edificio construido por Charles Garnier e inaugurado en París en 1875. ¿Quién no ha soñado alguna vez con pisarlo, o con ocupar uno de sus palcos?

El fotógrafo madrileño Pablo Genovés consigue, a través de collages que mezclan imágenes de lugares emblemáticos con otras de destrucción, una combinación que resulta tan estremecedora como fantástica y espeluznante. Este artista, que reside habitualmente entre Madrid y Berlín, y cuyo trabajo está presente en las principales galerías del mundo, ha bautizado a este proyecto Cronotados -título de la exposición- en una referencia a la futilidad de nuestra civilización frente al paso del tiempo. Los lugares retratados, para luego ser juguetes de destrucción, evocan también a nuestro ideal de lujo y esplendor.

La exposición, que se podrá visitar desde el próximo 15 de noviembre en Madrid, viajará posteriormente a la Galería Loewe, en Barcelona, donde volveremos a enfrentarnos a estas diez elocuentes obras de Genovés, que nos llevan a cuestionarnos pasado, presente y futuro. Mientras las disfrutamos, juguemos a reconocer los lugares fotografiados, a repasar nuestros recuerdos y referencias de cada estancia; reflexionemos sobre lujo y belleza, y quizás recapacitemos sobre la presunta invulnerabilidad de nuestro mundo. Ese pensamiento irónico marca el camino por el que nos quiere llevar Pablo Genovés.

Fotografías de la exposición Cronotados: Gran Sol, Final en el Sur y Mar Tendida © Pablo Genovés.

* Cronotados. Madrid, tienda Loewe en Gran Vía 8, del 15 de noviembre de 2012 al 8 de enero de 2013. Barcelona, Galería Loewe en Paseo de Gracia 91, del 10 de enero al 15 de marzo de 2013.

Imágenes de imágenes: Fanzine137

Porfolio-222x300Las revistas no son todas iguales. Tampoco son planas, como vemos en estas fotografías, y si nos fijamos bien veremos que ondulan su cuerpo dejando asomar otras páginas compañeras. Las revistas nos saludan desde el pasado con la osadía de quien cree mirar al futuro desde la inmediatez de una imagen… pero el discurso de Luis Venegas y su trabajo editorial es más que una clase de historia de la actualidad. Una vez más, y con los antecedentes de las exposiciones en torno a la obra de Ron Galella y Scott Schuman, Loewe apuesta por la fotografía y en esta ocasión, imágenes de imágenes, la imagen se vuelve más tangible que nunca.

Como tantos otros, el español Luis Venegas cayó preso en una telaraña de revistas muy joven, y con tan solo 13 años comenzó a acumular ejemplares; él, sin embargo, fue desarrollando un criterio estético y selectivo que le ha llevado a reconvertir lo que coleccionaba en algo que sólo los más afortunados podrían tener entre manos. Con la primera revista que creó, Fanzine137, y su exclusiva tirada de 1137 ejemplares, la revista ha saltado al santuario de los objetos de culto y gracias a ella más de un exquisito coleccionista ha vuelto su mirada a un mundo que hace unas décadas probablemente le habría pasado desapercibido.

Luis Venegas no sólo ha demostrado su capacidad para proporcionar el entorno adecuado y crear revistas propias de galeristas; con la exposición presentada en la tienda Loewe de Gran Vía, Venegas nos muestra en primicia una selección de lo que será el próximo número de su Fanzine137, y se perfila como un pulcro editor que también sabe volver la vista al origen de su fascinación por el mundo de las revistas, homenajeando a la edición en papel, y abriendo en el espectador la reflexión entre su pasado y futuro.

* Fanzine137, 19.137. My Magazines. Páginas seleccionadas por Luis Venegas. Madrid, tienda Loewe en Gran Vía, 8 del 14 de septiembre al 31 de octubre.

Imágenes: Portfolio, n0. 3, 1951, portada, diseño de Alexey Brodovitch y Flair, n0. 8, septiembre 1950, págimas 90 y 91, Nueva York vista por Saul Steinberg.