Archivo de la etiqueta: La poesía celeste

Ben Clark: la trascendencia del poema

“Estoy un poco abrumado de ver cómo algo tan pequeño y tan personal como un libro de poemas puede trascender gracias a la repercusión de este premio”, explica Ben Clark (Ibiza, 1984), ganador de la XXX edición del Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe por su libro La poesía celeste. “Me presenté al Premio porque, aunque conseguirlo me parecía algo improbable, sabía que así tendría muchos lectores. Es un libro al que tengo muchísimo cariño, que me ha costado mucho trabajo y que he escrito con muchísima honestidad”, reconoce.

El poeta terminó La poesía celeste a principios de 2017 gracias, explica, “a una beca de la Fundación Valparaíso. Estoy muy agradecido al Ayuntamiento de Mojácar porque eso me permitió una residencia breve pero intensa en la que pude rematar ideas”. De este poemario espera “que llegue a muchas personas. Creo que es un libro que puede servir a quienes vivan experiencias parecidas a las que reflejan algunos poemas; la experiencia del padre, la reflexión de tener o no tener hijos… creo que son cosas que a mí me preocupan y sé que les preocupan a amigos y gente que tengo cerca”. Sería maravilloso, nos dice, que “además del prestigio del Premio, el libro tuviera una utilidad real”.

Respecto a este galardón, Clark opina que “casi todo el mundo está de acuerdo en que el Premio LOEWE es la cima de una carrera literaria; hay galardones que reconocen una trayectoria, pero éste supone una apuesta clara por un libro”. El LOEWE, dice, “siempre marca la cumbre. Lo importante, ahora, es volver a recuperarse y reinventarse”. En ello está, planteándose ahora un libro que dialoga con La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson. “Me gustaría mucho recuperar la idea del libro clásico de aventuras y hacer una revisión poética de ciertos elementos de ese libro e intentar que tenga una especie de diálogo con nuestra sociedad”.

Aunque su primer libro –Secrets d’una sargantana– estaba escrito en catalán y sus padres son británicos, Ben Clark escribe ahora principalmente en castellano. “El catalán y el inglés presentan muchas ventajas a la hora de escribir poesía para una persona que, como yo, suele utilizar métricas más o menos clásicas, pero desde que me trasladé a estudiar a Salamanca empecé a moverme más en esos ambientes literarios y ahora es el idioma con el que me he ido expresando en poesía; me siento muy cerca de la tradición castellana, admiro mucho a los poetas de Hispanoamérica y me parece un idioma todavía por explorar”, indica. Respecto a los 30 años de trayectoria del Premio, confiesa que “hay poéticas muy distintas, como bien explica Luis Antonio de Villena en el prólogo extenso de la antología Mareas del mar”, consecuencia también de contar con un Jurado “extraordinario y difícil de definir por la cantidad de cabezas pensantes que reúne, cada una con su fuerza y su dirección. Me imagino que será muy difícil ponerlos de acuerdo”, dice entre risas. “Nada me daría más miedo que saber que el Premio se ha dado por unanimidad. Los Premios LOEWE tienen que estar discutidos y argumentados y si uno tiene la fortuna de ganar, tiene que saber que habrá miembros del Jurado que lo hayan defendido y otros que no. Y está muy bien que así sea”.

POKER FACE

oh, oh, oh, oh, oh, oh-oh-e-oh-oh-oh
Lady Gaga

Habla con niños que no existirán.
Pasea por la orilla de los ríos cantando
canciones pegadizas de adolescentes yanquis
y luego vuelve a casa, donde escribe poemas
de amor con versos clásicos y nunca
menciona las canciones ni a los niños
intangibles. Escribe sobre cosas amables
y se pregunta, a veces, si acaso lo peor
que te puede pasar
es morir solo.

Ben Clark
La policía celeste, XXX Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe

Fotografías: Ben Clark © Álvaro Tomé para FUNDACIÓN LOEWE, 2018.

LOEWE celebra tres décadas de poesía

El Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE acaba de entregar los galardones de su XXX edición con la tradicional comida en el hotel Westin Palace de Madrid, a la que han acudido importantes personalidades del mundo de la moda, la danza, la música, las letras o el diseño. La bienvenida de Sheila Loewe, Presidenta de la Fundación, ha tenido un guiño cómplice a Chus Visor por su compañía a lo largo de estas tres décadas publicando los libros ganadores en su colección de poesía.

En un día tan señalado, Sheila Loewe agradeció de forma especial a todo el personal de LOEWE y a “todo el pequeño gran equipo de la FUNDACIÓN LOEWE que hace posible esta y otras muchas cosas bonitas”. Este año, conmemorando la XXX edición del Premio, la Fundación ha encargado una nueva antología poética de los libros ganadores a Luis Antonio de Villena y, según ha explicado la Presidenta, el día 21 de marzo -Día Internacional de la Poesía- se presentará el documental Poesía eres tú en el que “además de recordar los momentos más importantes del Premio, algunas de las voces más importantes de la poesía en español nos hablan del futuro de la poesía”. Enrique Loewe, Presidente de Honor de la FUNDACIÓN LOEWE -quien reconoció estar “visiblemente emocionado y satisfecho” por la trayectoria del Premio- admitió que “siempre había soñado con un día como hoy”. También explicó que, a él mismo, la poesía le “ha cambiado y me ha beneficiado, pero también ha cambiado a mi empresa; le ha dado una sensibilidad, una mirada, una visión, un rigor, un refinamiento, una búsqueda especial”. Emocionado, agradeció que de los 55 años que ha pasado en LOEWE, “30 de ellos hayan sido acompañado de esta ilusión.” Enrique Loewe tuvo, además, un especial recuerdo para los poetas Pablo García Baena y Antonio Cabrera.

La escritora y traductora Elvira Sastre, en su presentación del libro galardonado con el Premio Loewe a la Creación Joven –Un hogar fuera de mí, de Luciana Leif- definió el poemario como “uno de esos libros que no se encuentran por casualidad, sino que están colocados sobre la mesa de manera estratégica para que los descubras.” Sastre, que no conocía a la poeta argentina, siente “que ha descubierto a una autora necesaria” y relató cómo leyó el libro poco después de la marcha multitudinaria del pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer; una manifestación que ella aventura “crucial para el desarrollo de nuestro mundo”. De la autora, Elvira Sastre explicó que “es socióloga, feminista y cree en el poder de la poesía como medio de denuncia. Escribe con fuerza y quiere que se escuche”. La propia Luciana Reif, al recoger el Premio, declaró que “una nunca escribe sola, y un libro es un punto que refulge y que esconde, como todo objeto, el fetiche de las condiciones que hacen posible su existencia”. Tuvo palabras para su familia, que la educó “libre y rebelde”, para sus estudios de Sociología, que le mostraron que “el mundo es mucho más complejo de lo que aparenta”; también para “el movimiento de mujeres que luchan por la igualdad de sus derechos”, para su pareja por enseñarle “que hay que amar por sobre nosotros mismos” o para la poesía, “que por sobre todas las cosas, nos enseña mucho de todo esto”.

El periodista y escritor Ignacio Elguero, en su presentación de La poesía celeste -el libro ganador del XXX Premio Loewe- remarcó que su autor, el poeta Ben Clark, apenas tiene tres años más de edad que el propio Premio: “Si treinta años dan madurez a un premio, madurez poética es lo que podemos destacar de este libro”. Destacó también la originalidad del libro y desveló el origen del título, ideado a partir de una reunión de astrónomos acontecida en el norte de Alemania a principios del siglo XIX para tratar de encontrar un planeta perdido, en torno a la cual se construyen algunos poemas de este poemario. “El proceso de creación poética y el de creación humana están latiendo” en la obra, añadió Elguero. En él, “se levanta un cuerpo poético con diversos temas entre los que destacan dos: las relaciones paterno-filiales, con poemas de gran intensidad emocional, y la reflexión existencial, que indaga en las inquietudes humanas que tenemos todos nosotros”. Para ello, el poeta se sirve “de los grandes espacios y en particular de la astronomía; de ahí el título”. Surgen poemas, apunta “de gran fuerza expresiva, con imágenes muy sugerentes” que a veces surgen “de lo anecdótico, de las escenas cotidianas”, a partir de las cuales el poeta “destapa las emociones”. Ese es, para Elguero, el mayor logro del libro: despertar emociones en el lector. Por su parte el poeta Ben Clark, en el momento de recoger el galardón, citó al científico Stephen Hawking -fallecido ese mismo día- que recomendaba “fijar la mirada en las estrellas, y no en nuestros pies”. “En un mundo cada vez más impaciente,” dijo Clark, “he intentado con este libro que alejemos un momento nuestra mirada de las pantallas, de lo cotidiano… para elevarnos una vez más hacia las estrellas y los temas eternos de la poesía: el tiempo, la muerte y el único remedio que existe: el amor”.

El martes 20 de marzo ambos autores harán una lectura de sus libros premiados en la Casa de América de Madrid, a las 19,30h. Presentará Luis Antonio de Villena.

Fotografías: los ganadores de la XXX edición del Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE, Luciana Leif y Ben Clark, con Enrique Loewe y Sheila Loewe ©Álvaro Tomé para FUNDACIÓN LOEWE, 2018.