Archivo de la etiqueta: Antonio Colinas

Amigos en torno a la poesía de Basilio Sánchez

La entrega del XXXI Premio Internacional de Poesía Fundación LOEWE y la presentación del libro ganador en el Hotel Westin Palace de Madrid ha reunido, una vez más, a un buen número de personalidades del mundo de la cultura, la moda o las letras. Entre tantos rostros conocidos, el poeta Basilio Sánchez, ganador del certamen, fue el gran protagonista del evento.
Sheila Loewe, Presidenta de la Fundación LOEWE, ofreció una muy calurosa bienvenida a lo que “sigue siendo un encuentro de amigos en torno a la poesía”. Enrique Loewe, Presidente de Honor de la Fundación, tuvo unas emocionadas palabras en recuerdo de Carmen Alborch y a Elio Berhanyer mientras echaba la vista atrás a una iniciativa cultural que, tras 31 ediciones, dijo, “sigue viento en popa”.

Tras la entrega del Premio, Antonio Colinas presentó el libro ganador: He heredado un nogal sobre la tumba de los reyes. Un título, dijo Colinas “que tiende a lo surreal, al irracionalismo, precisamente en una obra que está llena de simplicidad, de sencillez,  de una pureza extremadamente decantada”. Colinas quiso señalar una de las virtudes del Premio LOEWE: su fidelidad a varias estéticas. ”No ha sido un premio monocorde con sentido exclusivo, sino que en la mayoría de los libros premiados ha habido tantas poéticas como obras”. Así, añadió, la colección de libros distinguidos y publicados a  lo largo de estos 31 años forman “la crónica, la síntesis de la poesía en español de estas tres últimas décadas”. Mencionó también “el sentido abierto” de la Editorial Visor, que acoge desde el nacimiento del Premio a todos los libros galardonados en su Colección de Poesía proporcionando “una gran proyección en la América Hispana, ese mundo que no debemos olvidar nunca, y que suele estar también presente en el Premio”.

En Sánchez, dijo Colinas, se premia “a un autor de obra ya consolidad, pero a la vez un tanto secreta” por su personalidad alejada de los tradicionales circuitos literarios influyentes, y recordó su otra vocación -la médica- que proporciona a su poesía “un humanismo que late en casi todos sus libros”. Definió éste como un poemario profundo “que reclama la relectura” porque más allá de su gran pureza formal “el lector siente que debe descubrir lo que hay detrás”. Un libro, añadió, “necesario, porque nada tiene que ver con esa poesía de cierto simplismo sentimental que hoy tiende a propagarse con mucho éxito”. Alabó, finalmente, la fidelidad de Basilio Sánchez a su personal voz poética, “a la que sigue sometiendo a pruebas en cada libro, superando las influencias y olvidándose de los cantos de sirena que a veces surgen en el mundo literario”. En él, explicó Colinas, “tenemos a un poeta”.

Basilio Sánchez agradeció a Colinas “la lectura atenta y sumamente generosa” de sus poemas y al Jurado -entre quienes, dijo, se encuentran muchos de sus referentes literarios- por haberle concedido un Premio que no quiere interpretar como un “reconocimiento a la calidad de la escritura, a la mayor o menor fortuna de sus versos, sino al espíritu que lo alienta, al estilo humanista que lo impulsa, a esa confianza apasionada con la que busca sobreponerse al agotamiento y desengaño de nuestra época”.  Reconoció el esfuerzo de la Fundación LOEWE por “promover y preservar este importante certamen literario que es capaz de generar, en medio de la confusión e incertidumbre de nuestro tiempo, un espacio moral para la poesía, la más humilde pero también la más necesaria de las manifestaciones del espíritu”. Tuvo también palabras de agradecimiento para los asistentes, sus familiares y amigos, y muy especialmente para su mujer y sus hijos, a quienes está dedicado el libro. Habló finalmente Sánchez de la pintura -obra de su padre- que ilustra la portada del libro, relacionándola directamente con sus versos. “Es un libro de meditación -añadió- pero también el libro de campo de un  naturalista; el libro de alguien que hace de las palabras su manera de ser, que a través de la poesía y de las imágenes que el lenguaje consigue suscitar, se interroga sobre el lugar en el que vive y su manera de relacionarse con él. La poesía del que sabe que no hay nada más hermoso que dejarse convencer por la noche de que todo es eterno”.

El día 19 de marzo a las 19,30h Basilio Sánchez ofrecerá una lectura de poemas de su libro ganador en el Instituto Cervantes de Madrid.

Fotografías: Sheila Loewe, Basilio Sánchez y Antonio Colinas. Enrique Loewe, durante su discurso. Basilio Sánchez frente a sus versos. Chus Visor, Manuela Carmena y Lourdes Garzón © Álvaro Tomé para la Fundación Loewe, 2019.

El Premio LOEWE de Poesía 2015 vuelve a América

El poeta cubano Víctor Rodríguez Núñez (La Habana, 1955) ha resultado ganador del XXVIII Premio Internacional de Poesía Fundación LOEWE 2015 con su libro despegue. El Jurado, formado por Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Colinas, Óscar Hahn, Cristina Peri Rossi, Soledad Puértolas, Jaime Siles y Luis Antonio de Villena, bajo la presidencia de Víctor García de la Concha, ha galardonado un libro osado y auténtico, que muestra serenidad en el retrato del conflicto y une el irracionalismo con la inmediatez social. El Premio LOEWE a la Creación Joven ha sido para la ecuatoriana Carla Badillo Coronado (Quito, 1985) por el poemario El color de la granada.

El 11 de noviembre, en la madrileña tienda LOEWE de la calle Gran Vía, tras unas palabras en recuerdo al recientemente fallecido Carlos Bousoño, los miembros del Jurado han hecho públicos los nombres de los ganadores en presencia de Enrique y Sheila Loewe, Presidente de Honor y Directora de la Fundación LOEWE respectivamente. En esta edición, 30 libros han quedado finalistas entre los 801 presentados desde 29 países, de los que un 27% ha procedido de Hispanoamérica. El Premio Internacional de Poesía Fundación LOEWE premia anualmente una obra inédita de al menos 300 versos y concede un Premio a la Creación Joven a un poeta menor de 30 años.

Víctor Rodríguez Núñez

Luis Antonio de Villena comenzó su presentación de despegue, el libro ganador, resaltando la importancia de Cuba “como uno de los más importantes centros de producción en lengua española”. Explicó cómo las raíces de Víctor Rodríguez Núñez -nacido en La Habana- y su actual residencia en los Estados Unidos, han podido influir en el “barroquismo comunicativo y reivindicativo de este libro ante un mundo que debe despegar, ir a otro lado”. Además de esta “visión desde fuera y crítica a la realidad cubana”, un profundo conocimiento de la tradición -para poder renovarla- llevan a Rodríguez Núñez a “jugar con la sombra de soneto”, escapando de un posible “barroquismo proliferante” gracias a su tono social y reivindicativo.

[Paseo del Prado]

este país se nos fue de los pies
y tomó otro camino

con su densa rutina
que ni una rumba puede alebrestar

mulatas legendarias
abanican la espera maduras de calor
y chinos hacen cola sonrientes
a las puertas de nada

país de reggaetón doble moneda
estridencia ideológica
donde lo único decente es el sol

país resuelto en ruinas triangulares
sin aire en la escalera
que ya no queda aquí ni regresa contigo

Víctor Rodríguez Núñez
Premio Loewe 2015
despegue

Carla Badillo Coronado-foto Mark Alvarez

El poeta Antonio Colinas destacó “la madurez” de Carla Badillo Coronado. El tono reivindicativo del verso, la simbología -compleja de abordar desde su juventud de poeta-, la pugna del binomio muerte-vida y un “escepticismo sutil que sacude al lector de forma contundente y directa” convierten a El color de la granada, según Colinas, en “un libro que nos hace sentir y pensar en los límites, y siempre con una extraordinaria sobriedad expresiva”.

 

38

Soy un pastor de ovejas ciegas
pastor y lazarillo a la vez
mas cuando me toque a mí
el turno de la oscuridad
¿quién entonces me guiará?

preparado estoy para el camino a solas
haré de mi laúd bastón
pues la música jamás se equivoca.

Carla Badillo Coronado
Premio Loewe a la Creación Joven 2015
El color de la granada

El próximo mes de marzo tendrá lugar la entrega de los galardones y la presentación de los libros que, como cada año, serán publicados dentro de la Colección Visor de Poesía.

JoséManuelCaballero Bonald,JaimeSiles,SoledadPuértolas,VíctorGarcíadelaConcha,LuisAntoniodeVillena,EnriqueLoewe,JesúsGarcíaSánchez,SheilaLoewe,ÓscarHahn,FranciscoBrines,AntonioColinas-foto Álvaro Tomé

Fotografías: Víctor Rodríguez Núñez © Katherine M Hedeen y Carla Badillo Coronado © Mark Álvarez. José Manuel Caballero Bonald, Jaime Siles, Víctor García de la Concha, Soledad Puértolas, Luis Antonio de Villena, Enrique Loewe, Chus Visor, Sheila Loewe, Óscar Hahn, Francisco Brines y Antonio Colinas © Álvaro Tomé para Fundación LOEWE, 2015.

Hay Festival de Segovia

∏Javier Salcedo_DSC_6458

La Fundación LOEWE ha vuelto al Hay Festival de Segovia, “Imagina el mundo”, el pasado fin de semana con reflexiones y poesía.

∏Javier Salcedo_DSC_6669En los jardines del Convento de los Padres Carmelitas, especial protagonista fue el recuerdo, celebrado en el marco del V Centenario del nacimiento de Teresa de Jesús, del prodigioso encuentro entre ella y San Juan de la Cruz en el siglo XVI, que supuso un momento histórico para la espiritualidad y la creación mística. Antonio Colinas, Clara Janés, José María Muñoz Quirós, Luis Alberto de Cuenca y Carlos Aganzo, se acercaron a ellos desde su propia reflexión poética.

Antonio Lucas, ganador del Premio LOEWE de Poesía, y el periodista Jesús Ruiz Mantilla desgranaron en la Iglesia de San Nicolás, junto al director de cine y guionista Fernando León de Aranoa, la película de este último, Un día perfecto. Las emociones y las relaciones entre cooperantes internacionales que viven situaciones críticas y pavorosas -por irreales y dramáticas- protagonizaron la conversación entre ellos. “Me gusta la realidad, pero no el realismo”, apuntó el cineasta. Un pozo contaminado por un cadáver arrojado a su interior con el fin malévolo de contaminar el agua, lleva a los protagonistas de la película a situaciones irracionales. León de Aranoa ha querido reflejar en la película una “energía viva, brillante… no melancólica”, y cómo los cooperantes necesitan recurrir al humor para superar momentos tan difíciles. La conversación inevitablemente se condujo a la situación que en estos momentos viven los refugiados. León de Aranoa recordó que lamentablemente se trata de un hecho “recurrente en la Historia” por lo que es necesario “buscar el origen del problema” y no caer, como añadió Antonio Lucas, “en una falsa sensación de bondad en el reparto de cuotas”.

∏Javier Salcedo_DSC_7374En el último encuentro de la jornada apoyado por la Fundación LOEWE en la misma Iglesia, el periodista Manu Llorente conversó con Luis Antonio de Villena -hombre de letras y Jurado del Premio LOEWE de Poesía- en torno al mundo de la cultura hoy. Villena se lamenta de la árida situación actual a la que se ha llegado por falta “no de creación, sino de recepción”. Apuntó el poeta cómo cree que “a la universidad tienen que ir sólo los mejores en saberes, no es un lugar para todos; a la universidad deben poder llegar los mejores de todos los niveles económicos.” A su parecer, la causa de la falta de interés de los jóvenes por la cultura es su precaria formación, y defiende que precisamente la cultura es “condición fundamental en la formación de los individuos”. Además, advierte: “La cultura es un bien y, si es deficitaria, necesitará de la ayuda del estado para sobrevivir”.

Fotografías: Encuentro en el Jardín del Convento de los Padres Carmelitas. Antonio Lucas, Fernando León de Aranoa y Jesús Ruiz Mantilla; Luis Antonio de Villena y Manu Llorente en la Iglesia de San Nicolás © Javier Salcedo, 2015.