Archivo de la categoría: Diseño y Artesanía

LOEWE: Pasado Presente Futuro

La exposición “LOEWE: Pasado Presente Futuro” está abierta en el Pabellón Villanueva del Real Jardín Botánico de Madrid hasta el 9 de diciembre de 2016.

floresagosto

El pabellón fue construido en 1781 como un antiguo invernadero y es la estructura más emblemática de los Jardines Reales contiguos al célebre Museo del Prado. En su interior, la muestra se presenta a través de un moderno e innovador sistema de exposición. Por un lado, grandes vitrinas de cristal acrílico exhiben piezas únicas recuperadas del archivo de LOEWE, ejemplos perfectos de la unión del saber hacer artesanal de la piel y el diseño funcional más puro por la que ha apostado la marca. Por otra parte, una serie de evocadoras imágenes, tomadas del nuevo libro de LOEWE editado por Luis Venegas, cubren paredes y suelos dejando ver la riqueza histórica y el impulso actual de la casa.

La segunda sección de la exposición está dedicada a 13 fotografías en bodegón de maravillosos arreglos florales, obra de Steven Meisel; esta colección es una muestra más que evidente de la relación especial y continua del fotógrafo con LOEWE. Las imágenes, inspiradas en esta ocasión en la vida y obra de la vanguardista florista británica Constance Spry -quien, con su enfoque nada convencional, su agilidad mental y su irrefrenable espíritu, revolucionó el arte del diseño floral en las décadas de 1930-1950-, combinan en igual proporción simplicidad y exuberancia para representar el fresco dinamismo de LOEWE hoy en día.

pastpresentfuture

Para celebrar la consolidación de la presencia de LOEWE en la ciudad testigo de su nacimiento hace ya 170 años, la exposición abre sus puertas al público invitando a la gente de Madrid a redescubrir la marca y a explorar el carácter multidimensional y en continua evolución de LOEWE. Este espacio también incluye una pequeña tienda en la que, entre otros muchos regalos y recuerdos exclusivos, se podrá encontrar el nuevo libro de LOEWE –que abarca la historia de la marca en sus 592 páginas- y un calendario especial de 2017 con la serie de Flores de Steven Meisel.

“LOEWE: Pasado Presente Futuro” podrá visitarse en el Real Jardín Botánico de Madrid hasta el 9 de diciembre de 2016 en horario de 10h a 17.30h.

Fotografías: Flores (Agosto) de Steven Meisel y Past Present Future (2016).

El LOEWE Craft Prize presenta su trofeo

El LOEWE Craft Prize, organizado por la FUNDACIÓN LOEWE y la firma de lujo internacional que comenzó como un colectivo de artesanos, busca reconocer a creadores de vanguardia cuyo talento, visión artística y voluntad innovadora muestren nuevos caminos para el futuro de la artesanía.

Este premio anual se otorga al creador de una obra artesana extraordinaria seleccionada entre participantes de todo el mundo. Desde su convocatoria, el galardón ha atraído numerosas candidaturas, así como la atención de la comunidad internacional de arte y diseño.

foto-trofeo-loewe-craft-prize

La FUNDACIÓN LOEWE desvela ahora el trofeo del ganador, diseñado por el aclamado platero británico Alex Brogden, un bol doble inspirado en la interacción de los elementos con la tierra. El trabajo de Brogden se ha exhibido en numerosos foros internacionales y ha encontrado acogida en importantes colecciones, incluyendo la del museo londinense Victoria and Albert.

Todas las obras presentadas deben combinar un enfoque innovador de la artesanía con la originalidad de su concepto artístico. Deben inscribirse dentro de cualquiera de las disciplinas de las artes aplicadas, tales como cerámica, joyería, laca, metal, mobiliario, textiles y vidrio, entre otras.

El ganador será seleccionado por un Jurado de destacados expertos en diseño, arquitectura, periodismo, crítica y comisariado, y recibirá un premio de 50.000 euros en efectivo. Su obra, y las de los 14 finalistas seleccionadas por el Comité de Expertos, pasará a formar parte del catálogo y de la exposición ‘LOEWE Craft Prize 2017’, que se expondrá de manera itinerante por distintas ciudades del mundo.

La participación está abierta a cualquier creador profesional mayor de 18 años. Se aceptan candidaturas hasta el 7 de noviembre.

Más información sobre la inscripción y los requisitos en www.loewecraftprize.com

Fotografía: Trofeo del LOEWE Craft Prize. Diseñado por Alex Brogden, 2016.

 

Enrique Loewe and Pedro Mansilla talk about Vicente Vela

The “Vicente Vela at LOEWE” sample, which will be on exhibit in LOEWE’s Serrano Street store through the middle of April, showcases the extensive legacy the designer left the brand.

“This is no ordinary event,” warned Enrique Loewe, “it is laden with emotion, nostalgia and acclaim for someone who was immensely important not only to LOEWE but to me personally as well”. Such was the atmosphere in the store when Enrique Loewe – honorary president of the LOEWE FOUNDATION- was introduced by his daughter Sheila, the FOUNDATION’S current director, and Vicente Vela’s name echoed through the room once again.

EncuentroLOEWEMansillaLowe1

Sociologist, journalist and fashion critic Pedro Mansilla, Enrique Loewe’s interlocutor in this LOEWE Talk, generously highlighted his intention to serve as the connecting thread for the person who established the LOEWE FOUNDATION 28 years ago and who shared so many life experiences and years with Vela himself. With his questions, Mansilla gave Enrique Loewe the perfect opportunity to share anecdotes and memories with the public.

Vela, brought to LOEWE by architect Javier Carvajal, was able to split his life into two halves, leaving his painter’s palette behind to devote himself to LOEWE with the passion and generosity that were the stamps of his strong character. “One could not preclude Vicente Vela from giving his opinion,” Enrique Loewe said with humour, while he recalled the many trips they took together throughout Spain, thanks to which Vela was able to instil into the Spanish brand “not just an aesthetic consciousness, but a historic one as well”. Vela established an unbreakable bond between the artisans and the designer. According to Loewe, they went to the workshop “to explain, show and clarify” the ideas of the creative team. That spirit permeated all corners of the firm, building the incredibly strong character of the fashion house. King among all his contributions is LOEWE’s anagram, which is internationally recognised as one of the most outstanding corporate symbols in the world.

NacimientoOrganicoVela1973

It was with Vicente Vela, Enrique Loewe explained, that the idea that “objects had to have soul and maintain a dialogue with consumers” was born. And he added, “today’s luxury has to do with a profound longing for time to stop in order to ask questions, and for the need to surround ourselves with objects that have meaning”.

Beyond the legacy he left for LOEWE, the public was able to appreciate the influence Vicente Vela had in those closest to him: “Vicente taught us to not settle, to have curiosity, to fall in love with Spanish culture. He was a leader in helping us create within us other characters, other attitudes, other ways of looking at things.”

Photo Captions: Craft and Luxury, LOEWE Talk between Enrique Loewe and Pedro Mansilla © Luis Sánchez de Pedro for the LOEWE FOUNDATION. Nacimiento orgánico, oil on canvas by Vicente Vela, 1973.

 

Encuentro con Enrique Loewe y Pedro Mansilla sobre Vicente Vela

Hasta mediados de abril, en la tienda LOEWE de la calle Serrano de Madrid, la muestra “Vicente Vela en LOEWE” expone el importante legado que el diseñador dejó a la marca.

“Este no es un acto cualquiera”, advirtió Enrique Loewe, “está lleno de emoción, nostalgia y reconocimiento hacia una persona que ha sido tan importante para LOEWE como para mi historia personal”. Ese fue el ambiente que se respiró en la misma tienda cuando Enrique Loewe -presidente de honor de la FUNDACIÓN LOEWE- fue presentado por su hija Sheila, actual directora de la Fundación, y el nombre de Vicente Vela volvió a resonar en la sala.

EncuentroLOEWEMansillaLowe1

El sociólogo, periodista y crítico de moda Pedro Mansilla, que participaba como interlocutor de Enrique Loewe en este Encuentro LOEWE, hizo un generosísimo hincapié en que su intención serviría de hilo conductor de las vivencias de quien fundó hace 28 años la FUNDACIÓN LOEWE y compartió tantos años con el propio Vela; Mansilla brindó las mejores oportunidades con sus preguntas a Enrique Loewe para que pudiera compartir con el público anécdotas y recuerdos.

Llegado de la mano del arquitecto Javier Carvajal, Vela supo desgajar su propia vida en dos mitades y delegó su faceta como pintor para entregarse a LOEWE con la vehemencia y la generosidad que le imprimía su fuerte carácter. “A Vicente Vela no se le podía dejar ‘no opinar’ sobre algo”, advirtió divertido el propio Enrique Loewe, mientras recordaba los viajes que hicieron juntos por España, con los que Vela logró dotar de una “conciencia histórica, no sólo estética” a la firma española. Vela implantó en la casa un vínculo irrompible entre los artesanos y el diseñador, que se involucraron, según Loewe, “para explicar, mostrar y resolver” en el propio taller las ideas del equipo creativo. Y ese espíritu empapó todos los ámbitos de la firma, afianzando el profundo carácter que se iba forjando. Vicente Vela nos dejó, entre otros logros, el anagrama que hoy es reconocido internacionalmente como uno de los mejores símbolos corporativos que existen.

NacimientoOrganicoVela1973Con Vicente Vela, explicó Enrique Loewe, se empezó a considerar que “los objetos tenían que tener un alma y mantener un diálogo con los consumidores”. Y añadió: “El lujo de hoy tiene que ver con un anhelo profundo de parar el tiempo y hacerse preguntas, con contar con objetos compañeros que tengan sentido a tu lado”.

Mucho más allá de su impronta dejada en LOEWE, el público pudo apreciar la influencia de Vicente Vela en aquellos que lo rodearon: “Vicente nos enseñó a no contentarnos, a ser curiosos, a enamorarnos de la cultura española. Fue un líder en crear en nosotros otros personajes, otras actitudes, otra forma de mirar las cosas”.

Fotografías: Artesanía y lujo, Encuentro LOEWE con Enrique Loewe y Pedro Mansilla © Luis Sánchez de Pedro para FUNDACIÓN LOEWE. Nacimiento orgánico, óleo sobre lienzo de Vicente Vela, 1973.

Vicente Vela en LOEWE

Durante más de cuarenta años, el diseñador Vicente Vela se entregó al proyecto creativo de la firma LOEWE desde su despacho en las oficinas centrales de la calle Serrano. Unos pisos más abajo, en la emblemática tienda de la misma calle, se reúne ahora una parte importante de su legado a la casa.

LOEWEanagrama
Tras la modernización de la firma de la mano del arquitecto Javier Carvajal -quien renovó precisamente esta tienda madrileña en 1958, asentando lo que sería el sello de españolidad moderna de LOEWE- fue Vicente Vela quien llevaría el nuevo espíritu de transformación a todos los rincones de la casa. Inmerso en la cultura española -era un notable pintor al óleo- Vela dejó que las salas del Museo del Prado, el mundo de la caza o la Barcelona modernista empaparan los diseños que llegaron a bolsos, pañuelos, corbatas, objetos de decoración o artículos de viaje; la paleta de color de los grandes maestros de la pintura española cobraba vida y salía por primera vez a la calle, mezclándose con una sociedad por fin cambiante y dispuesta a dejarse sorprender.

LOEWEaireA Vela se le recuerda, sobre todo, por habernos dejado el hermoso emblema que dio identidad a LOEWE: desde sus artículos de marroquinería, las 4 eles, con su doble y mágica simetría, han saltado al mundo entero. Sin embargo, conviene recordar sus colaboraciones con los grandes diseñadores que han pasado por la casa a lo largo de la historia de esta firma: Giorgio Armani, Karl Lagerfeld, Dario Rossi, Laura Biagiotti, Roger Vivier, Andrea Pfister o Renzo Zengiaro.

Un año después de su fallecimiento, esta exposición recorre el universo de Vicente Vela y sus aportaciones a LOEWE mostrando, de forma intrínseca, su creatividad desbordante y respetuosa que, de forma imparable dio una identidad inconfundible a la casa española.

LOEWEveláquez

Vicente Vela en LOEWE (1958-1998). LOEWE, calle Serrano, 26. Madrid. Hasta el 1 de abril de 2016 [Lunes a sábado: 10:00 a 20:30h. Domingos y festivos: 11:00 a 20:00h].

Fotografías: Anagramas de LOEWE (1970-2014), “Aire LOEWE” (1985) y bolso Colección “Velázquez” (1991) © LOEWE, 2016.

Art Basel Miami, `Chance Encounters´ en Loewe

La FUNDACIÓN LOEWE participa por primera vez en Art Basel Miami con ´Chance Encounters´, un proyecto comisariado por el director creativo de LOEWE Jonathan Anderson, en la tienda de LOEWE en el Miami Design District.

Taza

´Chance Encounters´ reúne a cuatro relevantes artistas británicos. La alfarera Lucie Rie (1902-1995) se caracterizó por una cerámica de líneas delicadas y el extremado refinamiento de su funcionalidad. Sus piezas forman el corazón de la exposición y están acompañadas por las fotografías del pintor Paul Nash (1889-1946), los lienzos de gran escala de Rose Wylie (1934) y las esculturas de Anthea Hamilton (1978).

Wylie

‘Al concebir la idea para la tienda de LOEWE en Miami, deseaba crear un entorno en el que la artesanía y la historia de España se fusionaran en un contexto moderno. El fin último de mi trabajo para LOEWE y la FUNDACIÓN LOEWE consiste en entablar diálogos entre el arte, la artesanía y otras disciplinas creativas. Esta exposición es como la instantánea personal de un momento único, en el que reúno cosas que han cautivado mi mente y le han dado forma a mi pensamiento. Para mí, el arte es una lente a través de la cual se puede observar el momento presente’. Jonathan Anderson, director creativo.

La exposición se ha montado en torno al hórreo del siglo XVIII que LOEWE llevó a la tienda de Miami desde una aldea situada en la frontera entre Galicia y Portugal, la unión perfecta entre tradición y artesanía.

Horreo

´Chance Encounters´. LOEWE Miami Design District, del 2 de diciembre de 2015 al 17 de enero de 2016.

Fotografías: Lucie Rie y Hans Coper. Stoneware cup and saucer, ca. 1946-1959. LOEWE Miami Design District. Rose Wylie. Japon Driving, Oil on canvas, 2009. 

Broches de Ramón Puig Cuyàs en Loewe Barcelona

PuigCuyàs1El joyero Ramón Puig Cuyàs, acompañado por el crítico e historiador de arte Daniel Giralt-Miracle, participó esta semana en el Encuentro LOEWE “El factor humano en la creación actual” que tuvo lugar en el mismo espacio que ahora acoge sus piezas -la tienda LOEWE de Barcelona en Paseo de Gracia- , propiciando una oportunidad única para admirar y conocer el trabajo del joyero y su vínculo con la nueva colección de la firma española.

Explicó Ramón Puig que desde el principio intentó “hacer una joyería que le gustara a la gente a la que no le guste la joyería”, alejándose de la idea de priorizar, como suele suceder en este ámbito, ante “el valor de los materiales”. Para él, romper moldes en el sector joyero significa “conectar las piezas con el origen, con el simbolismo, no con la necesidad de ostentar”. La importancia de la voluntad artística del artesano, que justifica explicando que “la creación es el acto de hacerlo uno mismo, participando en todo el proceso” llevó a Ramón Puig a confesar que “hacer las cosas bien… te hace feliz”.

EncuentroFactorHumanoBcn1

Revisar el pasado para alcanzar el futuro, dice el joyero, es la base de toda evolución, ya que “para transformar algo hay que ser consciente de dónde venimos”, y defendió, igualmente, la idea de “recuperar viejas tradiciones insertándolas en marcos diferentes”.

T-ShirtsOtIn20151

Ese ha sido, precisamente, el punto de partida de Jonathan Anderson en su colección creada en torno a estas joyas; algunas camisetas tienen impresiones abstractas inspiradas en el trabajo de Ramón Puig Cuyàs; una metáfora perfecta de la filosofía creativa e inspiradora de LOEWE.

Exposición de broches de Ramón Puig Cuyàs, hasta el 18 de octubre en la Tienda LOEWE de Paseo de Gracias, 35, Barcelona.

Fotografías: Ramón Puig Cuyàs y Daniel Giralt-Miracle, broche de Puig Cuyàs y T-shirt de la colección LOEWE de hombre Otoño Invierno 2015.

John Allen, la emoción del color

La sabia y distendida conversación de John Allen con la periodista Anatxu Zabalbeascoa -protagonistas del Encuentro LOEWE A bag is a landscape– ocupó recientemente la emblemática tienda LOEWE de la calle Gran Vía madrileña y la Galería LOEWE de Barcelona. Jonathan Anderson, director creativo de la firma LOEWE, ha partido de los diseños de este tejedor y maestro tapicero británico para crear una colección que convierte los dibujos planos de Allen -pensados para colgarse de la pared como alfombras- en complementos. “No podía imaginar mis diseños en tres dimensiones”, reconoció Allen. Además de toallas y bolsos de playa, sus colores han llenado carteras, llaveros o alpargatas. Paisajes que derivan hacia la abstracción y desvelan, en esta colección, la sintonía entre Allen y Anderson. “Confiábamos el uno en el otro”, declaró Allen. “Ha sido como entregarle a mi bebé”.

CornishHarbour

Diseñador, artesano, tejedor… a John Allen le resulta indiferente cómo quieran etiquetar su trabajo. “Me veo a mí mismo como artista, pero puede parecer muy pretencioso; en realidad lo que hago es crear ideas para otros”, añade con admirable humildad. Una inspiración que, además, le llega “de todas partes” pero cuya principal motivación es el color. “El color me emociona, es como romper fronteras”, añade. Es esta una herramienta creativa que, en su opinión, “no se puede enseñar; es imposible aprender a disfrutar los colores”. Allen ha impartido clases en Royal College of Art -donde fundó el departamento textil- hasta 1989, cuando decidió centrarse en su propio trabajo.

Allen&Zabalbescoa

Experto en reinventarse, reconoce mantener una cierta “frescura” hacia su trabajo, acentuada quizás por el hecho de llevar “tanto tiempo trabajando con jóvenes”. “La gente no busca, no evoluciona…”, se lamenta. “Soy alguien cuya actitud ha cambiado con los años, soy un hombre del futuro”. Cuando Zabalbeascoa le planteó cómo se verá esta colección con el paso del tiempo, Allen se quedó pensativo, como mirando hacia adelante. Luego sonrió y dijo: “Creo que envejecerá bastante bien”. Falling Leaves es, según reconoció a los asistentes, “mi favorito de entre todos mis diseños.” Porque -se ríe- “cuando llevo este bolso siempre hay alguien que me para y pregunta: ‘¡Oh!, ¿de dónde has sacado esa maravilla?’”.

FallingLeaves

Fotografías: Toalla de playa Cornish Harbour y duffle en canvas Falling Leaves, Colección John Allen Primavera Verano 2015 © LOEWE, 2015. Encuentro LOEWE A bag is a landscape con John Allen y Anatxu Zabalbeascoa en Galería LOEWE, Barcelona © Yolanda Muelas para LOEWE, 2015.

El factor humano en la joyería artística

“Los mejores objetos dejan ver que el artesano que los ha realizado ha obtenido placer con ese trabajo”. La frase tiene más de un siglo -la escribió William Morris, el diseñador ideólogo del Arts&Crafts británico-, pero el joyero barcelonés Ramón Puig Cuyàs (1953) la suscribe. Los broches de este orfebre pueden verse en Madrid, en la tienda Loewe de la calle Serrano 26, hasta finales de abril. Las ideas que sustentan la “perpetua novedad” –en palabras del director creativo de la casa Jonathan Anderson- de estas piezas pudieron escucharse el pasado jueves, en boca del joyero, en la legendaria tienda de la Gran Vía madrileña.

6

Que una idea casi tan antigua como la primera tienda de Loewe -en la que se celebró esta segunda conversación organizada por la Fundación Loewe-  mantenga su vigencia resume lo que esta casa, y este orfebre, trataron de comunicar. El diálogo “El factor humano en la creación actual” fue, en realidad, una entrevista en directo (la periodista Anatxu Zabalbeascoa lanzó las preguntas) durante la primera parte y un alegato en favor de la “creación con contenido” a manos del orfebre catalán descubierto, para casi todos los presentes, por el ojo de Anderson.

Así, Puig Cuyàs corroboró que sólo conociendo el pasado se puede formar un criterio para abordar el futuro. El joyero habló sobre el componente contestatario de la joyería –recordando que tras la Guerra Civil fueron muchos los creadores que ensayaron el uso de nuevos materiales, no sólo por falta de recursos sino también para desvincularse de las llamadas “joyas del estraperlo”. Esa práctica hizo que, como ocurriría también tras la Segunda Guerra Mundial, la joya dejase de estar en los metales preciosos para pasar a estarlo en la creación artística.

caja6Fue así como Puig diferenció entre las joyas con valor material, las joyas “de diseño” y las escasas piezas que “buscan dar forma a lo oculto” y, precisamente por eso, indagan en las arenas movedizas de la frontera con el arte.

Somos la sociedad que más objetos posee. También la que menor apego siente hacia sus posesiones. En consecuencia, hemos perdido la memoria que asociábamos a nuestras pertenencias. Esta situación, además de ser insostenible, nos retrata como sociedad en una traducción muy poco favorable. Por eso, ante el reto de la digitalización -y la consecuente y progresiva desaparición de tantos objetos engullidos por la tecnología- Ramón Puig Cuyàs defendió la importancia fundamental, no anecdótica, del ornamento como huella, memoria y creación.

Lo que Jonathan Anderson quiso poner en valor, el patrimonio cultural de la casa Loewe, Puig lo resume como sinceridad, autoridad y honestidad aplicado a cualquier creación. Esa apuesta por transmitir un contenido llevó al joyero barcelonés a hacer una defensa de lo imperfecto como un vocabulario más personal e inacabable, frente al idioma, casi matemático, de la perfección. Otro artista del Arts&Crafts sirve para resumir el diálogo de opuestos (caos y orden, serio y lúdico, pesado y ligero) manifiesto en los últimos broches de Puig. “Hay esperanza en el error honesto. Ninguna en la perfección gélida”. Es el arquitecto Charles R. Mackintosh el que habla ahora, pero podría estar haciéndolo Puig, que concluyó reivindicando la fuerza de sus broches como un ornamento “sin género, capaz de ampliar identidades”.

Joyas que rompen barreras, broches que necesitan el cuerpo como marco, o como pedestal, arte útil y creación con fondo. Todo eso puede verse en la colección de broches que resume 40 años de creación del orfebre-pintor Ramón Puig Cuyàs. En la segunda conversación organizada por la Fundación Loewe nos lo explicaron. La joyería como arte y el broche como un vehículo que amplía la identidad.

Ramón y Anatxu 2

Fotografías: Encuentro Loewe de Ramón Puig Cuyàs y Anatxu Zabalbeascoa en la tienda Loewe de Gran Vía, Madrid. Broches, Ramón Puig Cuyàs. Hasta finales de abril 2015 [Lunes a sábado: 10:00 a 20:30h. Domingos y festivos: 11:00 a 20:00h.]