Antonio Lucas, poeta

Dos meses después de haberse alzado con el XXVI Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe, Antonio Lucas ve cómo se acerca el momento de tener su libro ganador –Los desengaños– entre sus manos y a disposición de sus lectores. Será su quinto poemario; con sus obras anteriores, Lucas ya había reunido reconocimientos como el Premio Internacional Ciudad de Melilla (Los mundos contrarios, 2009), el Ojo Crítico que concede RNE (Lucernario, 1999) y un áccesit del Premio Adonais (Antes del mundo, 1996). Sin embargo, tras ganar el Premio Loewe, el poeta admite que “hay una mayor recepción hacia lo que uno escribe; por ejemplo en la librería Visor y en otros lugares me han contado que ya ha ido gente preguntando por Los desengaños. Eso destaca un cierto interés que no habían tenido otros libros; también ha tenido una enorme difusión en los medios. He ganado otros premios y todo había sido mucho más modesto, en esta ocasión ha habido muchas más atenciones y llamadas. Se nota la tradición tan extensa que arrastra el Premio Loewe. Me lo habían advertido algunos amigos que lo habían ganado previamente, y es cierto que de algún modo me ha cambiado la perspectiva.”

Antonio Lucas 2

Antonio Lucas es redactor de cultura y columnista en el periódico El Mundo y según nos confiesa, “lo único que he escrito más allá de los artículos periodísticos, desde jovencito, ha sido poesía”. Afirma que su llegada al mundo en verso fue bastante natural ya que su padre es “un gran lector de poesía, muy constante” y su infancia ya se desarrolló en ese ambiente; además de conocer poetas que eran amigos de la familia, su padre les leía -tanto a él como a su hermana- poesía de Rafael Alberti, Miguel Hernández o Antonio Machado. Para Lucas, ese primer contacto con la poesía fue “bastante ingenuo, incluso pasivo”. Sin embargo “a partir de los catorce o quince años empecé a leer por mi cuenta y a hacer los primeros versos; al principio imitando a los poetas que a uno le gustaban, como Lorca o Aleixandre, pero después pasas de ese ejercicio casi caligráfico de imitar a los poetas que te gustaban, a hacer cosas propias”. Al final, confiesa el escritor, “te quedas apresado en ese mundo tan fascinante que es contar tu vida o tus emociones a través de los versos. La poesía se convirtió en uno de los puntales de mi forma de entender el mundo, ver las cosas y entenderme a mí mismo”.

Para Lucas, el Jurado del Premio Loewe es “lo que le da esa pátina de excepcionalidad y lo convierte en un gran aliciente para tantos poetas españoles e hispanoamericanos; es un Jurado en el que hay premios Cervantes, premios Príncipe de Asturias, poetas a quien uno admira, ha leído, y que forman parte de su educación fundamental… un Jurado como ese se convierte en faro de costa no sólo de los demás premios de poesía, sino de todos los premios literarios que hay en España. El mejor elogio de sus miembros es que hayan optado por dar a Los desengaños el XXVI Premio Loewe de Poesía. Que hayan apostado por que ese libro forme parte de la escudería del Premio Loewe es el mayor reconocimiento”.

Antonio Lucas3

Esta ha sido la primera vez que Antonio Lucas se presentaba al Premio, y afirma que “estaba muy seguro de que el libro estaba a la altura de lo que han sido otros ganadores del Loewe. En otros libros tuve la tentación pero, no es que no estuviese seguro de ellos, sino que pensaba que podía hacerse algo mejor, o se podía madurar de un modo más sólido, así que lo que hice fue esperar a tener un libro que pudiera estar a la altura que exige el Loewe. De mis cinco libros, sí creo que Los desengaños es el libro más cuajado, más hecho. Es probablemente en el que hay volcada una nueva percepción de lo que es mi propia poesía; mi obra anterior tiene un punto más abstracto, a veces más distante de lo real; en este hay una combinación de esa abstracción a la que no renuncio y de esa voluntad de hacer de la poesía también una herramienta de lenguaje, pero este libro es menos ensoñador. Los desengaños está lleno de lo que vivía yo por un lado y de lo que vivimos en la sociedad española por otro; por una parte aparece una ruptura sentimental -la separación de una mujer tras muchísimos años juntos- y por otra una percepción del presente que atravesamos y de la situación de incertidumbre que hay en lo ámbito de lo social. Esas dos cosas conformaban un estado de ánimo que no es de tristeza, sino de superación. El libro está escrito con un gran entusiasmo a pesar de que viene de dos arañazos: el arañazo del ciudadano que no comprende bien lo que sucede a su alrededor y no le gusta, y el arañazo de la persona que pierde a alguien que ha sido fundamental en su vida durante tantos años”.

Antonio Lucas con Francisco Brines

Para la ganadora del Premio Loewe a la Creación Joven -Elena Medel- sólo tiene buenas palabras: “Conocí a Elena cuando tenía catorce o quince años, y ya sus primeros poemas me parecieron de una gran calidad poética y de una enorme madurez para su edad. Fue una gran sorpresa ver que habíamos ganado los dos este año y que encontraba una ‘cómplice’ como compañera de viaje en el Premio Loewe. “Es lo mejor que nos podía haber sucedido a los dos en esta aventura”, añade.

Nuestro ganador de 2013 no quiere dejar de recordar lo que considera “los otros puntales del Premio Loewe”, además del Jurado: el plantel de ganadores anteriores y la editorial. De los primeros afirma que “demarcan muy bien el panorama de la poesía en español -tanto española como iberoamericana- que es muy rico y muy poderoso; es un privilegio formar parte de esa escudería”. Respecto a la Editorial Visor, confiesa Lucas ilusionado que “es muy estimulante que sea Visor, mi editorial, la encargada de publicar su poemario. “Visor es uno de los puntos de referencia de la poesía y también es de mi propia trayectoria lectora. Que además sea quien lo edite hace que el Premio se convierta en algo mucho más cercano para mí, mucho más familiar. Estar en Visor otra vez es como estar en casa con los mejores amigos.”

Fotografías:  Antonio Lucas en el acto de presentación de su libro Los desengaños y acompañado del poeta Francisco Brines © Uxío da Vila, 2013 para Fundación Loewe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *